Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

Le Citadin

7075 Drolet, Montreal, Quebec H2S 2T4, Canadá
Le Citadin
Escribe una opinión

13 opiniones de viajeros

Calificación de viajeros
    11
    2
    0
    0
    0
Opiniones para
1
8
2
1
Resumen de calificaciones
  • Ubicación
    5 de 5 estrellas
  • Calidad del descanso
    4,5 de 5 estrellas
  • Habitaciones
    4,5 de 5 estrellas
  • Servicio
    5 de 5 estrellas
  • Mejor precio
    4,5 de 5 estrellas
  • Limpieza
    5 de 5 estrellas
Fecha | Calificación
  • Español primero
  • Francés primero
  • Inglés primero
  • Cualquiera
  • Lo más reciente en español
Español primero
Hay nuevas opiniones acerca del Le Citadin
Ver las opiniones más recientes

10 fotos de este hotel

Fotos de los viajeros: Mira qué vieron los viajeros como tú

Visto
Todas las fotos de los viajeros (3)
Visto
Comedor (1)
Visto
Otros (2)

Fotos de la gerencia: Cortesía del gerente del establecimiento

Visto
Todas las fotos de la gerencia (7)
Visto
Vista desde la habitación (1)
Visto
Habitación (3)
Visto
Baño (1)
Visto
Otros (2)
Hoteles que posiblemente te gusten...
Llegada Salida
Precio de tu estancia
 

Alojarse en Rosemont-La Petite-Patrie

Perfil de los alrededores
Rosemont-La Petite-Patrie
Rosemont-La Petite-Patrie posee una de las comunidades italianas más notables de Canadá. La pequeña Italia se concentra en el agradable Saint-Lawrence Boulevard. Este distrito, conocido por sus fantásticos bares y auténtica comida italiana, cuenta con el mercado público más grande de Norteamérica, el mercado Jean-Talon. Abierto durante todo el año, es en los meses soleados cuando los puestos de frutas y verduras se sitúan fuera del edificio principal, mientras que en los más tempestuosos atrae multitudes a su interior donde se encuentran puestos de carnes, quesos, especias y trufas, además de otros manjares regionales como el escaso cordero de Charlevoix. Mientras el mercado vende sus productos frescos a restauradores locales, los visitantes pueden deleitarse más allá de sus paladares, admirando la arquitectura renacentista y los frescos de Madonna della Difesa, visitando la pintoresca Rue Saint-Rominique con sus alegres casas y magníficos jardines, o contemplando la ornamentada plaza Saint-Hubert.

Servicios