Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

“Estupendo”
Opinión sobre: Palacio Guendulain

Palacio Guendulain
Reserva con
Palacio Guendulain no está disponible para ese horario. Elige otra hora o busca restaurantes con disponibilidad.
La hora que has seleccionado ya ha pasado.
Clasificado como N.º 101 de 571 Restaurantes en Pamplona
Información detallada del restaurante
Se escribió una opinión 2 de abril de 2018 mediante dispositivo móvil

Hemos estado comiendo con un bono de Colectivia y ha sido una gran experiencia. El lugar es espectacular, un palacio remodelado y tiene una exposición de carruajes y coches antiguos. La comida también buenísima, tanto en calidad como en cantidad. Pero lo mejor de todo ha sido la camarera que nos ha atendido. No sé puede ser más profesional y agradable! En resumen, una experiencia fantástica.

1  Agradécele a AiRonMan_48009
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribe una opiniónOpiniones (58)
Calificación de viajeros
Tipo de viajero
Época del año
Idioma
  • Más idiomas

3 - 7 de 58 opiniones

Se escribió una opinión 31 de diciembre de 2017 mediante dispositivo móvil

Hacía tiempo que no había estado, nos pusieron en una mesa con bonitas vistas, en un precioso y elegante salón, pedimos el menú de 42 + iva, sacaron mantequilla para untar muy buena, un aperitivo , y los primeros, una ensalada con foie muy buena, y para ella canelones con verduras glaseadas, pero nos sorprendió que nos las sirvieron tipo menestra, algo sosa , los canelones muy ricos, de segundo pluma ibérica, muy rica y buena cantidad, aunque un poco seca, interesante la salsa con cacao, ella pidió cordero, bien presentado y en su punto, todo acompañado con un Gran Feudo más que correcto, los postres muy buenos, la tarta de manzana con helado de especias espectacular, la torrija rica también, pedimos chupitos de Frangelico, a un precio un poco exagerado, 8,40€ los 2. Trato excelente por parte de la camarera que nos sirvió toda la comida, quizás el mejor que he recibido nunca. Merece la pena la experiencia, totalmente recomendable.

Agradécele a Dracula_36
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Se escribió una opinión 7 de diciembre de 2017

Fuimos en día festivo tras no encontrar sitio en otros restaurantes. Sin embargo, a las 14:30 eramos los únicos comensales. El palacio es precioso, te traslada al siglo XVIII.

Además de carta, había 1 menú de 42 €, y dos de degustación de 50 € y 75 €. Precios sin IVA. El ambiente era tan elegante que nos decantamos por el de 75€ que tenía 10 platos. Craso error.

Todo el menú fue una sucesión de decepciones. He probado muchos menús degustación, y siempre hay algún plato más atrevido que no te gusta o no “entiendes”. Admites que alguno falle, es parte del juego. Pero en este caso no nos gustó ninguno. Con los añadidos hubo 12 platos y ni una sola vez pudimos decir eso de “este esta rico”. Tiene hasta mérito.

Explico cada plato para mostrar que no es una pataleta por comer caro y mal.


Empiezan con pan y mantequilla, como en los 80. Como veréis después era totalmente innecesario.

Aperitivo de la casa
A los 10 platos le añaden un aperitivo y un tercer postre. Con hambre no nos fuimos, os lo aseguro. El aperitivo llevaba 3 cositas, Mus de piquillo que estaba dulce pero decente, bizcocho de aceituna negra prescindible y un crujiente de panceta que resultó lo mejor del menú, lo cual no es gran cosa.
**
Ostra con Manzana Ácida y Frambuesa Helada
Coge un buen producto y estropéalo con artificios. Si hubieran empanado la ostra, el resultado hubiera sido mejor. Un quiero y no puedo en toda regla.

Papada y Gamba roja, sus crujientes y sus caldos.
En un menú de estas dimensiones esperaba una única gamba roja en su punto exacto.
Pero no, eran 3 gambas del montón con una cabeza frita. No estaba ni caliente. El caldito estaba desligado como se ve en las fotos, al menos tenía algo de sabor. Debajo un trocito de carne que lo único que aportaba en mi opinión es que el cocinero se sienta “super transgresor”.

Tomate verde en su jugo, nieve de queso y lámina de ciervo
Nos lo presentaron como tomate asado y estaba frio de cámara. Teníamos la ilusión de recuperar ese sabor perdido del tomate auténtico. Hoy no era el día. De lo más simplón.
La nieve era queso de cabra normal y sí, estaba frío. Lo del ciervo ni lo recuerdo.

Lingote de foie
No es foie fresco, es micuit. Lo decoran con oro comestible. mala señal. Cuando lo vi me pareció demasiado grande para ser bueno. Resultó ser delbararo del super. Mi mujer lo dejo.

Alcachofas con berberechos.
Ni la verdura salió bien. Nos quedamos con las ganas de un plato castizo y auténtico. Sólo más tristeza.

Arroz de lechuga con velo ahumado y borraja
Lastima que no tenga la foto. ¿De lechuga? Yo juraría que era arroz normal hecho el dia anterior, pasado y soso. En cuanto al velo ahumado, soy más feliz sin saber que era. No sabía a nada, ahí se quedó. Hasta la borraja fue decepcionante. ¡Que estamos en Navarra! Vale que no era verano pero se produce todo el año y aquello no era verdura digna.
Todo absolutamente frío. Aquí ya me propuse que si el siguiente plato no venía caliente lo devolvía.

Mero, pipas acelga
A estas alturas, mi mujer y yo nos animamos mutuamente diciendo que el próximo plato sería el bueno. Pero tampoco. Con el mero se esmeraron en que saliera caliente y apuesto a que estuvo un rato bajo la salamandra o grill porque la piel estaba tan crujiente que resultaba difícil cortarla con cuchillo. La piel sirvió para aislar el pescado de la abundante sal (se ve claramente en la foto). Inevitablemente el un mero quedo muy soso. Y fue una pena porque el punto estaba bien. La salsa solo era brillo, color artificial. Debatimos sobre de qué era y solo pudimos decir que era “verde”. Las pipas rancias solo servían para ahorrarle al Chef idear una guarnición sensata.

Cochinillo su caldo anisado, y reducción de Té blanco
Ya habían pasado dos horas. No teníamos hambre, ni ilusión alguna. No fue nada que no pueda encontrar en cualquier bar de Pamplona por dos euros. La reducción solo producia tristeza.

Regaliz, almendra Manzanilla Té y jengibre
¿Qué será esto? Sorpresa, es pseudohelado con regaliz sobre algo blanco. Nos dijeron que era merengue de jengibre. Yo sí sé lo que es un merengue y no es necesario martillo y cincel para partirlo. No saben hacer helado. Qué lo asuman ya.

Café, Natilla de cebolla dulce, galleta y pasión
Dos horas y media y un nuevo postre que tachaaaaan es… otro helado.
Le miré y pregunté triste ¿más helado?
No puedo opinar gran cosa porque prácticamente ni lo toqué. Natilla de cebolla ¿realmente era necesario?

Al devolverlos casi intacto, alguien decidió que tras 11 platos queríamos un tercer postre. Lo que realmente queríamos es salir de allí y vomitar esa sensación de estar tirando el dinero. El menú interminable continúa, esta vez sin helado y con algo que llamaron mus de chocolate que reinventa la textura de mus a sólido robusto. Ni el mejor chocolate hubiera podido salvar este despropósito de menú. Y este postre extra no hacía sino evidenciar más el fracaso.

Se nos hizo eterno, dos horas y media de pausas y más pausas entre decepción y decepción.
Consejo para la camarera: si vas a cambiar los cubiertos siempre entre plato y plato ten preparado 24 servicios en el gueridón, que para eso es. Te ahorras 12 viajes y evitar una incómoda espera en un servicio taaaan largo y sobre todo que los platos no lleguen fríos.


Conclusión
El menú es pretencioso y estuvo mal ejecutado. Me gustaría pensar que les pillamos a contrapié y que nunca sirven ese menú. (la camarera no se sabía los platos) O tal vez ese día faltó o falló el cocinero principal.
Sea como sea fue lamentable. Ni un solo plato tenía sabor, ni por género ni por técnica.
Se sirvió frío y sin emoción alguna. Los nombres de los platos y su sabor real denotan falta de autoestima.
Con lo bien que comimos esos días en Pamplona, lo peor no fue tirar el dinero sino haber perdido la oportunidad de comer en un sitio serio.
Con esta reseña solo pretendo evitar que alguien arruine una ocasión especial es un lugar cuya cocina no está a la altura del entorno. Aconsejo juzgar otras reseñas con prudencia , demasiado entusiasmo diaria yo.
Por poner algo positivo, el palacio es espectacular.

    • Calidad/precio
    • Servicio
    • Comida
3  Agradécele a ukoegin
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Se escribió una opinión 15 de noviembre de 2017

Tiene un patio dentro donde se puede ytomar algo con carrozas y vehñiculos antiguos en muy buen estado. La mantelería y el servicio super bien cuidado. Ideal para tomar un café o un aperitivo

Agradécele a Inma C
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Se escribió una opinión 27 de septiembre de 2017

Se celebro unas bodas de plata, en el restaurante, se hizo una selección previa de los canapés, y menú, había en el grupo de comensales dos excepciones, un niño de tres años y su madre, embarazada de 7 meses. Para el niño lógicamente se solicitó un menú diferente y para la madre se pidió que se cambiaran los canapés de salmon, de jamón y el entrante de tartar de aguacate con gambas (este último por ser alérgica al marisco), por otros que ella pudiera comer...hubo que reclamar que le trajeran la comida al niño, no había nada previsto...se reclamó los canapés para la madre, hubo que reclamar el plato de carne de la madre, en fin un servicio de atención malo, al menos en nuestra mesa, la más numerosa. El plato de pescado (rodaballo 1/2 ración aconsejado por el cocinero) minúsculo, había más patata que pescado, las caras de sorpresa en la mesa total. El resto de la comida bien, pero me faltó también la decoración de las mesas (inexistente), no sé...creo que para el precio que tuvo el convite cerca de 80 euros por persona, podía haber sido mas gratificante, desde luego yo no creo que celebre nada nuevamente ahí, y mira que el sitio no puede ser más bonito... y el entorno más privilegiado, pero tiene que ir acompañado del todo lo demás.

    • Calidad/precio
    • Servicio
    • Comida
Agradécele a Camino Bidetxo P
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.

Los viajeros que vieron Palacio Guendulain también vieron

 
Pamplona, Navarra
Pamplona, Navarra
 

¿Estuviste en Palacio Guendulain? Comparte tu experiencia

Escribe una opinión Comparte tus fotos

Propietarios: ¿Cuál es su versión de la historia?

¿Es el propietario o administrador de este establecimiento? Solicite su perfil gratis para responder las opiniones, actualizar su perfil y mucho más.

Solicite su perfil